Compartir

Lo definen como el buque insignia tecnológico de la marca bávara. Un SUV totalmente eléctrico que pone a BMW en un lugar de privilegio, aunque fuera del alcance de muchos.

El BMW iX, no lo dudamos, será el punto de partida para que su desarrollo y forma de pensar en “eléctrico” llegue a otros representantes de la marca en los próximos tiempos. Es un SUV, pero su tecnología puede aplicarse a cualquier otro diseño de carrocería.

Sin duda, uno de los aspectos en los que más destaca es en el estético. Su diseño es poco convencional. Por sus proporciones es algo más bajo de lo que habitualmente es un SUV equivalente, lo que le confiere un estilo muy atractivo. La marca está jugando desde hace tiempo con la evolución de sus clásicos “riñones” y en esta ocasión avanza un paso, seguramente para definir las parillas de futuros modelos eléctricos.

Otro de los aspectos exteriores que lo definen son sus llantas especiales de 20 pulgadas, con un diseño muy aerodinámico, en las que se montan neumáticos con menor resistencia a la rodadura. Estarán disponibles otras, igualmente eficaces, con 21 o 22 pulgadas de diámetro.

Interior sobrio, funcional y muy atractivo

Su interior es bastante sobrio, con líneas muy limpias en el salpicadero, en donde se colocan a modo de añadido tanto dos pantallas, o podríamos decir que una solo, dividida en dos zonas. Una es la instrumentación, totalmente digital y configurable. La otra sirve para representar muchas de las aplicaciones actualmente disponibles, que incluye una clara y completa información del funcionamiento de todas las unidades eléctricas.

El BMW iX está ya disponible con dos versiones. El iX xDrive 50, con una potencia de 523 CV y una autonomía de 630 km y el iX xDrive 40, con unos más razonables 326 CV y una autonomía de 425 km. Más adelanta se ofrecerá la versión topa iX xDrive 60 con 600 CV de potencia. El iX xDrive 50 acelera hasta los 100 km/h en 4,6 segundos.

Los consumos anunciados oscilan entre los 23 y 19,8 kWh cada 100 km para el xDrive 50. El xDrive 40 anuncia entre 22,5 y 19,4 kWh, mientras que el 60 lo sitúa en los 21,6 kWh. Toda la tecnología embarcada en el BMW iX forma parte ya de la quinta generación del desarrollo eDrive de BMW. Se pueden cargar en estaciones de corriente continua de 200 kW para el 50 y de 150 kW para el 40.

Las funciones y programas entre los que podemos elegir son muy variadas para ayudar a la conducciòn. Destaca sobre todo la posibilidad de variar el tipo de regeneración de energía, bien de una forma adaptativa o mediante ajustes particulares, llegando a la posibilidad de conducir en la forma “one-pedal”.

El BMW iX lleva un sistema de climatización por bomba de calor. Además dispone de sistemas de asistencia a la conducción que nunca se han montado en un BMW. Incluye también un sistema de sonido de conducción especial, con nuevas variantes de sonido para mejorar la seguridad de los que nos rodean.

El BMW iX se ofrece con tres posibilidades de diseño y acabados: Atelier, Loft y Suite. Sus precios son de 87.150 euros para el iX xDrive40 y de 104.150 para en de momento más potente iX xDrive50.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here